La periferia y los cinco minutos

De viaje por lejanas tierras, leí las palabras del Sr. Olivier Blanchard refiriéndose a España como país de la periferia de Europa. Bien mirado,  es cierto que nos encontramos en el contorno de un círculo o cualquier figura curvilínea y qué somos el límite exterior de la UE. Hasta ahí nada que decir.

Lo malo que tiene leer (si es que tiene algo malo) es que uno no puede interpretar la entonación de las frases, que si bien, gramaticalmente son idénticas, pueden arrojar diferentes significados. Anda que no habrá habido malos entendidos entre amigos, parejas o familiares por un sms, e-mail, whatsapp o similar, intentando quedar de gracioso….y yo el primero….

Olivier Blanchard

Imaginémonos que el Sr. Blanchard, y Dios me libre de pensar mal, entonó su afirmación de forma que el significado de periferia virase en otro sentido. Opciones muchas: que si dónde nosotros estamos la atracción del Sol es mucho más débil, que si estamos en el borde de su campo visual, que si bailamos como electrones en órbitas alrededor del protones y neutrones, que si somos los que potencialmente tenemos que abastecer de materia prima a los países del núcleo….vaya usted a saber…

Una cosa está clara, que después de hablar con mucha gente de muchos lugares diferentes, puedo afirmar sin sonrojarme que, eso que dicen en Silicon Valley de qué “siempre tengo cinco minutos para ti”, no se puede aplicar en este, nuestro periférico país. Igual por eso  ……  na, seguro que no es por eso……

Jóvenes empresarios y networking en tiempos de crisis

El escenario: LABoral Centro de Arte y Creación.

El convocante: AJE

El objetivo: hacer negocio y tratar de paliar en la medida de lo posible la difícil situación económica por la que todos atravesamos.

Difícil esto último en los tiempos que corren. Las buenas palabras, el apoyo a los emprendedores y los ánimos por parte de los representantes del PPAA y del ayuntamiento de la villa marinera (que se agradecen, por supuesto), no lograron dejar de lado el tema de conversación más repetido durante todo el evento, que poco se diferencia del que podemos oír en bares, en el rastro o en el fútbol. “Vaya mal que tan les coses compañeru”.

Ganas, ideas, tecnología para llevarlas a cabo no sobran. – “y la pasta onde to oh” me decía alguno – “que voy al banco a pedila….o mejor al IDEPA?”.

Reuniones de partnering de 15 minutos que se dedicaban más al lamento que al -“a ver si podemos facer algo entre los dos y tiramos palante.

Moraleja – “nunca llovió que no parara”-

Una píldora de optimismo: Por muy duro que parezca cualquier crisis puede convertirse en una oportunidad.

Una última reflexión: daba gusto ver cortar jamón a una de las empresas asistentes. Eso si es vista y negocio.

Salud.