Cobaya vs Cobaya

El día 5 de Diciembre me transformaré en cobaya. No soy Gregorio Samsa, ni he salido de la mente de Kafka para mutar en insecto.

Me enchufarán a una máquina durante 7 horas para extraer mis linfocitos T e intentar educarlos para que no ataquen a mis, ya maltrechas, células del páncreas responsables de la producción de insulina. Puede ser un primer paso para la prevención y mejora de las condiciones de vida de muchos diabéticos tipo I que dependen de la insulina exógena para poder vivir.

Me he presentado voluntario y, los riesgos, aunque imposibles de prever dado lo novedoso de la técnica, son mínimos. Lo he tenido fácil.

Escribo esto porque la lectura de un articulo en uno de esos suplementos que acompañan los periódicos dominicales, me ha dejado, cuanto menos, dándole vueltas a la cabeza sobre estos temas. Hablaba de la experimentación que muchas empresas, universidades y laboratorios hacen con animales. Ratones, cerdos, monos, gorilas, pero también caballos y perros. De hecho, es un modelo de negocio de exito para una empresa italiana, Green Hill, que por un “módico” precio, que ronda los 450-900€, te envían un perro de la raza beagie a cualquier parte del mundo.

Beagle
Raza Beagie

En España utilizamos 900 mil animales para experimentación en pro de los avances de la industria y la medicina. “Los necesitamos para salvar vidas” – dicen algunos. “Son sometidos a brutales pruebas y se juega con su sufrimiento” – dicen los otros. Está claro que entre el el blanco y el negro hay infinidad de tonalidades de gris. La empresas que desarrollan cosméticos, someten a brutales test a estos animales con el único beneficio que puede tener para el ser humano un mejor maquillaje o champú. En el otro lado, está el dato de que la insulina, que salva millones de vidas hoy en día, se descubrió investigando con páncreas de perros y que tres de cada cuatro premios nobeles investigan, o lo han hecho en algún momento de su carrera, con animales.

¿Qué pensar?. Yo mismo me hago esa pregunta. Cierto es que se seguirá investigando, y que se seguirán utilizando animales en estas investigaciones. Sinceramente, no creo que esto cambie. Quizá el “quiz” de la cuestión esté en vigilar y poner medidas para limitar los campos dónde se utilicen, y asegurar que las condiciones de cría y utilización sean las adecuadas y tengan en cuenta que el sufrimiento de estos animales no debe ser gratuito. No todo vale.

Al menos, a mi me han pedido permiso…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s